Seguidores

jueves, 4 de octubre de 2007

NO OLVIDEMOS

TEXTO REFERIDO AL ASESINATO DE CARLOS FUENTEALBA EL PASADO 4 De ABRIL DEL 2007


9-04-2007

Me senté a escribir por la indignación que tengo, cómo es posible, me pregunto y no hallo respuesta, que se reprima al que reclama algo que le corresponde o al menos esta seguro que le corresponde, reclamar no es una ofensa, no es una agresión, pero claro, cómo vas a entender esto, si estas formado y criado para defender tu pobre naturaleza, para eso te entrenaron. De que libros aprendiste quiénes fueron tus maestros que los hacen distintos a los que les pegas o tal vez se te olvido, seguramente esta es la razón, se te olvido que el maestro está para enseñarte y seguramente te enseño de la igualdad o de los derechos, y por ahí ni se te paso por la cabeza que quizás enfrente tuyo esté una maestra que te dio todo su amor y su paciencia para educarte y vos fuiste un mal aprendido y no te quedó nada de esa paciencia, o tal vez este enseñándole a tus hijos sobre la libertad y sobre esos derechos y buenas causas y costumbres y demás ¿qué le vas a decir a tu hijo?, reprimir es el acto mas bajo del ser humano, es el acto por el cual un padre normal se siente mal por días al pegarle a su hijo que lo saco de sus casillas es, simplemente un acto de impotencia, y me pregunto también ¿cuándo tus hijos te reclaman algo? y se ponen pesados ¿los matas? O ¿tratas de hacerles entender? No hace falta golpear de forma tal de matar a alguien, deberían de estar preparados, ustedes, para tratar con grandes masas, pero evidentemente no lo están. Y también me llega una contradicción, reprimís al que pelea por lo que le corresponde, pero no reprimís al asesino, violador o al que vende drogas, claro, que tonto que soy, si parte de tus ingresos pasan por ellos.

No hay perdón alguno para lo que hiciste, ni para lo que vas a hacer, porque no vas a cambiar, no vas a entender, y mientras escribo estas líneas tengo la sensación que estoy haciéndolo para una pared que no va a escuchar ni leer esto. Y te hago una ultima pregunta, ¿qué vas a hacer cuando te toque a vos reclamar? ¿Te vas a suicidar? ¿Pensás que alguien te va a apoyar? Aprendé aunque sea que vos podes estar del otro lado de la moneda.

Sin mas palabras para escribir y sin nada mas para decirte, salvo que, ¿cómo queres que no nos causes temor y algunas nauseas al verte?.

Gaston Pigliapochi
Copyright © - Derechos Reservado

3 comentarios:

  1. Gigimc2:14 p.m.

    Muy buena tu carta. Peo esto no tiene solución, en mi humilde entender, porque es la razón de la sin razón en la que ellos siguen creyendo, ni siquiera pueden admitir lo que pasó como algo atroz...

    ResponderEliminar
  2. Todavía existen en el país integrantes de grupos paramilitares que continúan en el poder, y todavía existe el pensamiento de que hay que destruir a quienes defienden una forma de vida más digna y justa para muchos desposeídos de los derechos al trabajo, la educación y la salud. Y las víctimas siguen siendo personas que luchan sin armas pero con su propia voz. A cambio reciben un tiro criminal, que mata mucho más que a una persona, mata la creencia de un mundo más justo. Que los gobernantes se cuiden del pueblo, ellos los eligen pero también pueden sacarlos de esos sillones a los que tanto se aferran a cualquier costo, inclusive el de una vida humana.
    ¿algún día entenderán que los conflictos sociales no se solucionan con sangre, palos, balas de goma, policías y terrorismo de Estado?

    ResponderEliminar
  3. Escucho y leo siempre decir que están en el poder, que no tiene solución. Saben cual es el problema? Además de esos innombrables, somos nosotros porque siempre los terminamos votando y es por eso que terminan en el poder siempre los mismos.
    Cuando salimos a manifestarnos (cada uno desde su ámbito) la gente dice: mirá estos locos las pavadas que hacen, y después se quejan cuando tienen algún problema. Es así mi querido amigo Gastón, sabés que comparto tu pensamiento, y no solo luchamos contra el poder, sino también contra la gente común y corriente que es cómplice por quedarse callada y no protestar por sus derechos.
    Es muy fácil y cómodo decir, No se puede, No vamos a lograr nada. Nunca perimtan que les digan que no pueden hacer algo. Siempre proponganse imposibles y lograrán muchas cosas.

    No hay que callar la voz jamás. El caso de Fuentealba nos conmueve a muchos, lo veo reflejado en cada uno de mis alumnos, y cada día es más indignante ver por la calle y en el noticiero los spots de campañade Sobisch para ser presidente. Mentes criminales hay muchas dando vuelta y la gente le es indiferente. Pero en este caso la indiferencia no mata, es cómplice..

    Ojalá que algún día entre todos abramos los ojos colectivos para darle una cachetada al sistema y mejorar un poco las cosas..

    Francisco Leonardo

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.