Seguidores

martes, 16 de octubre de 2007

No sabia que escribir.

27-09-2007

Muevo un pie y luego el otro, avanzo o retrocedo, no lo sé, tal vez ir o volver sea lo mismo, escribo palabras que sueltas nunca tienen un sentido, o será que el sentido no es lo importante, el temor a la muerte y al paso del tiempo es lo que nos lleva a buscar razones a las cosas y a los sucesos.

Todo me resulta tan patéticamente correcto y erróneo a la vez, un universo tan grande para seres tan pequeños; vos sabes que en general escribo cuentos o reflexiones, pero hoy es distinto, hoy le doy rienda suelta a esta verborragia, sin pensar en lo que quiero decir o transmitir. Hay olor a mierda en esta ciudad, desearía perder el olfato, pero el deseo como el destino juega tan solo que ninguno acepta opiniones.

Ví un diente de león, digo la planta no una pieza dental del felino, su amarillo tan intenso tan amarillo, que distracción me provocan las pequeñas cosas. Nunca pude escribir textos pequeños, no tengo (probablemente) poder de síntesis, si empiezo con algo seguramente serán mas de cinco líneas, vos me entendés, hay tanto para decir, que a veces no me alcanzan las palabras que conozco, puede ser que no conozca muchas y de ahí que indefectiblemente las repita una y otra vez, ahora bien, los pequeños manejan pocos sustantivos y verbos, a su modo dicen mucho mas que nosotros, que lindo mundo el de ellos, en su lengua no hay dardos lingüísticos no hay necesidad de pensar tanto en lo que se puede o no pronunciar y en caso de no conocer el nombre de algo lo inventan, pienso que a ese mundo hemos pertenecido y hoy estamos en esta prision de palabras, de recuerdos y sueños. Mi sueño recurrente es en el que me arranco los dientes, coloco la mandibula superior por detrás de la inferior y hago presion hacia delante y de esta forma me rompo los dientes desde su raiz y lo saco con los dedos, un hilo de sangre y baba cuelga de ellos y me despierto con un fuerte dolor en la boca, tan real tan palpable que inmediatamente compruebo que el marfil se encuentre en su lugar. Nunca estamos en el lugar correcto, y si estamos no es en el tiempo indicado o pensándolo mas fríamente tal vez siempre es el sitio y el tiempo correcto, siempre llueve cuando debe llover, la epifanía que debemos encontrar la encontraremos en el lugar que deberá ser.

No busco decir nada, no quiero metáforas de autoayuda, simplemente esto es un texto donde se mechan palabras y se encadenan ideas, es un juego peligroso el de escribir y a su vez es algo muy interesante, me divierte la interpretación que el lector haga, es gratificante saber que nada está acotado, que cada uno pone algo de sí en esa lectura, sabés, es por eso que me gusta escribir y también me gusta leer, esa cosa de, acá quiso decir tal o cual cosa y vos leyendo el mismo párrafo le encontrás otro significado, y con esto no digo que sea un buen escritor, nada mas lejos de la realidad, sé que nunca voy a esta a la altura de los escritores que leo, soy solamente un perro que juega a correr su cola, tomalo como una terapia barata que comparto. No hay nada que me guste más en esta vida que compartir, un café o mate, un asado con vino, mi poco dinero invitándote a algún lado, mis ideas y mis ideales, mis valores, mis locuras, mis sueños y mis pesadillas, un cigarrillo sea de tabaco o de otro, un abrazo, un apretón de manos, un beso en la mejilla o en los labios de alguna dama y eso es lo que más me llena, es lo que cubre un vacío que siempre está presente y las palabras con sus laberintos y sus candados me sirven para llevar a cabo este compartir, aunque reniegue de ellas y a veces las odie, en general las amo y me hacen tanta falta, me ayudan a pasar la soledad.

Gaston Pigliapochi

8 comentarios:

  1. Eso es lo que se siente al abstraerse de la rutina en las ciudades. De a poco nos convertimos en máquinas automatizadas y dejamos de utilizar el lenguaje humano para comenzar a utilizar esas palabras que nos encadenan...

    Cuando dos máquinas se encuentran y comparten un café, un mate, o lo que sea se puede empezar el cambio o al menos sabés que está esa otra máquina que te permite desenchufarte por un rato....

    Yo comparto un mate contigo cada vez que te leo, siempre presente en la mesita a la derecha de la pc...

    Un abrazo, cargado de palabras ya en desuso..

    Francisco Leonardo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por pasar y por los elogios!
    Termino unas cosas y me pongo a leer un poquito todo lo que hay por estos pagos...
    Saludos
    Jóse

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho esta mixtura de palabras. Es maravilloso poder sentarse a escribir sin ninguna idea predeterminada. Simplemente uno y la PC. En primer lugar porque, como vos decís, es una gran terapia. Cuando yo estoy mal y ni siquiera se porqué me pongo a escribir sin rumbo, luego me pongo a leer el texto que produje y me doy cuenta que ahí se esconde la verdadera causa de mi malestar. Y en general es en lo último que escribo, la conclusión del texto, donde encuentro lo que me tiene angustiada. Es por eso que, a mi entender (o mas bien a mi sentir), sirve mucho escribir cuando “no sabes que escribir”, porque no solo te descargas sino que además te ayuda a reencontrarte con lo que te pasa. Seguí escribiendo, yo estoy acá para leerte hoy y siempre. Y porque no, para ayudar a llenar aunque sea un poquito de ese vacío que siempre está presente.

    ResponderEliminar
  4. muchas veces hacemos catarsis mediante la escritura y al mismo tiempo logramos obras increibles que generan sentimientos increibles en cualquiera que los lea...
    es buenisimo que tengas el don de la escritura, los admiro mucho!
    saludos y buenisimo lo que escribiste!

    ResponderEliminar
  5. noe!/-*10:36 a.m.

    Qué lindas tus palabras... hay veces que cuando uno no sabe qué escribir pero tiene fuertes ganas de hacerlo, surgen las palabras mejor ordenadas (o desordenadas... por qué todo tiene q tener siempre un orden!?)

    Vos me decis siempre que hago catarsis con mis escritos...y bueno, está bueno que vos también lo implementes si queres.

    Te mando un beso grande!

    ResponderEliminar
  6. El ser humano busca ser tan patético que termina siendo por demás de irritante y cumpliendo su objetivo.
    Es difícil comprender a esos seres producidos en serie, no tienen visiones. Les falta objetivos..
    Eso nos lleva a reflexionar de esta manera muchas veces, o simplemente a mechas palabras...

    ResponderEliminar
  7. Las palabras suelen ser inmejorables compañeras de la soledad.
    Me gustó mucho tu texto!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. La asociación libre auyda mucho para buscar el estilo de uno. Si querés dedicarte a las letras mejor que creas en vos pues! incluso cuando digas que sos un mal escritor tendrás que decirlo con tu estilo, ahí está el quid de la cuestión.
    No soy publicista pero hay un caballero que anda ayudando a varios esritores-wannabe (si eso tiene sentido)y lo hace con bastante talento, un gran docente y amigo personal...,
    pasate por su blog y ahí tenés sus datos de contacto:
    Sebastián Barrasa
    http://dialectivos.blogspot.com


    un abrazo loco, cuando quieras compartmos un tabaco (u otro, como decís vos, aunque no se de qué estás hablando...)

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.