Seguidores

domingo, 30 de septiembre de 2007

Bares de Caseros 1

¿Qué pasa que el cielo cada vez es mas chico? me pregunto mientras silbo un viejo tango oxidado.
Historia simple y sencilla. Sábado por la noche, volviamos de un encuentro coral, que por cierto estuvo bueno; primero esperar un bondi que nos llevara hasta Ramos Mejia para luego, desde ahi, tomar otro hasta Caseros. Las cosas comenzaban a suceder de formas extrañas, ¿viste que eso pasa a veces?, llegamos a la parada, un 181 esperando ahi como diciendo acá estoy, mucha cola, mucha gente; iba a ir hasta la manija, pero cuando nos tocaba subir a nosotros, vemos que en la parada de al lado llega un 343 (x 289), entonces, un segundo solo un segundo de duda, ¿subimos o tomamos el otro? la resolución fue rápida tomamos el otro nos decimos, nosotros llegamos mientras que el bondi se iba sin parar, ¿que hacemos volvemos al 181 o esperamos otros 343?, volvamos al 181 dijo alguien no se bien quien, volvimos a la primer parada, un bondi que hace señas y sigue, el tiempo seguía pasando, eran las 12 menos 5 cuando cuando subimos y nos sentamos en el fondo del colectivo, ¿podriamos haber comido algo por aca? me dice, lo mismo pensaba yo, le digo. Pero el destino es asi juega con otras cartas, asi que llegamos a caseros a las 12 y 20 más o menos, ¿vamos al Bar...Infierno?, vamos.
Nos sentamos afuera porque adentro había mucho olor a frito, pasaron 5 min y nadie venía a atendernos, nos miramos los tres, como extrañados, dije ¿no sera esa la moza o dueña? señalando una mujer que estaba sentada en una mesa dentro del local, con la cabeza inclinada hacia un costado y de espaldas a nosotros, botella de cerveza sobre la mesa y un trapo amarillo (esto fue lo que me hizo suponer que era la dueña), no sé contestaron, llego Fernan Miras (en realidad alguién que se parecia al Fernan Miras), entró y se sentó, iluso (pensé yo), al rato el tipo sale y nos pregunta ¿como es esto?, la verdad ni idea hace 10 minutos que estamos acá, Fernan vuelve a entrar y grita !!!Hola, Hola!!! no hay respuesta, se acerca a la mesa de la mujer y vuelve a gritar !!!hola...hola!!!, golpea la mesa, plum plum, la mujer levanta la cabeza, lo mira y balbucea algo, y vuelve a recostarse en el aire. El tipo sale y nos dice si van a esperar que los atienda van a estar 3 horas hasta que se le pase la mamua. Vamos nos decimos. No por nada tiene ese nombre el bar, "Bar Infierno", y pienso en la mujer como un alma en pena, que no puede salir del bar y que deberá repetir esta escena cada día en la eternidad.
Salimos del bar charlando sobre la situación recien vivida, uno dice volvamos a agarremos una cerveza, la tomamos y le dejamos la plata en la mesa de ella bajo la botella, nos cagamos de risa un par de cuadras. Vamos a la pizzeria, cerrada, vamos al barcito de la calle Belgrano, cartel pegado que dice cerrado, bueno ¿que hacemos? vamos a Poi, el único lugar abierto para comer a las 12 y 40 de la noche, pensamos en pedir una milanesa con fritas, llega el mozo, ¿que se puede comer?, pizza pizza y pizza dice, la cocina esta cerrada, y bueno trae una pizza grande y una cerveza. Una pizza y una cerveza 32 pesos, loco esto es un robo la puta madre.
Conclusion, no se puede comer en Caseros despues de las 12 de la noche un sabado.

7 comentarios:

  1. Sabes que? mientras leia sentia un clima muy "Dolinesco" por lo que me puse a pensar que los recuerdos en Caseros... son muy dolinescos, la cosa mas cotidiana parece contada por el y siempre con ese clima tan raro, tan especial. Hablo del recuerdo, no de la situacion... es decir, en el momento no te das cuenta sino que cuando te acordas... esa situacion se tiñe de los colores tipicos de los cuentos del Caserino.
    Y pensaba eso mientras leia, hasta que... "Bar Infierno"... eso me suena conocido... la situacion ahi adentro... TERRIBLEMENTE Dolinesca.
    Por lo que mi conclusion de tu texto no es conclusiva sino que es una pregunta: Uno ve caseros asi por Dolina? lo ve con los ojos de Dolina? o Caseros es asi y simplemente Dolina trasnmite lo que verdaderamente pasa ahi?

    ResponderEliminar
  2. Jajaja ¡Que odisea! Muy buen relato. Me divirtió y me trasladó a la situación. Menos mal que pudieron salir del “Bar de Infierno”, menos mal que existía vida allá afuera, otras opciones, otro lugar donde comerse una pizza con cerveza aunque sea por 32 pesos. La del trapo amarillo estaba atrapada en un laberinto, tal vez empezó a chupar al ver que nadie se acercaba al bar ese día, si ustedes y Miras hubiesen ido antes posiblemente la historia hubiese sido otra ¿quién sabe? pero es cierto... “el destino es así juega con otras cartas”
    Besos enormes

    ResponderEliminar
  3. Cómo creció Caseros!!!! tanto que ya no se puede caminar tranquilo y mirar vidrieras. No se puede estacionar, IMPOSIBLE!!!!!!!!! Aunque reconozco que está muy lindo y que cada vez me guste más vivir ahí, jaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué noche la tuya!!!!!!!! jajajjaaj, vas a tener q revisar otros barrios, por ahí conseguís cena más barata! Muy ueno tu relato, saludos.

    ResponderEliminar
  5. que buen personaje ese de la mujer que mas parecia un alma en pena, me recuerda a ese cuadro de hopper, de gente solitaria en un bar, que todos parecen fantasmas

    saludos de la caricatura

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Tito ~alias caricatura existencialista~ hmm.. la realidad supera a la ficción.
    Así las cosas por Caseros entonces! para esos casos yo tengo mi bar en el placard...

    ResponderEliminar
  7. ¡CÓMO me va a molestar! Es más, debo sentirme halagada de que quieras ponerme bajo los "interesantes", así que... lo dicho.

    :)

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.