Seguidores

martes, 29 de mayo de 2007

El Vendedor De Sueños

Cada mañana el vendedor de sueños se paraba en la esquina con su carrito estrafalario, la gente se acercaba y le compraba un sueño o una pesadilla, era el caso de Luis que acompañado de su padre todas las tardes llegaba a la esquina y hacía la correspondiente cola con su billete en la mano y con la expectativa a flor de piel.

Durante años compró sueños al vendedor, siempre distintos de vez en cuando compraba alguna pesadilla para saber del temor y hacerse valiente, a medida que fue creciendo fue empezando a descreer en el vendedor.

Cuando cumplió 24 años se acercó una tarde de otoño al vendedor y le dijo:

-Usted es un fraude, usted no vende sueños, vende falsas esperanzas vende ilusiones.

-¿Y Que son los sueños? – Le respondió el viejo.

Luis había llegado a la conclusión luego de años de análisis que en realidad el vendedor no vendía el sueño, sino que, uno compraba su propio deseo, es decir si uno deseaba soñar algo bonito, de hecho lo soñaba esa misma noche, así y todo Luis nunca dejó de comprarle sueños.

El viejo vendedor se sintió ofendido y le dijo

-Si es lo que crees, correcto, no te voy a vender más un sueño.

Y así fue, Luis nunca más compro un sueño, el vendedor nunca más se paró en su esquina, y Luis nunca más volvió a tener pesadillas ni sueños bonitos, durante años intento encontrar al viejo y paró a cuanto anciano se le parecía en cada esquina que recorría.

Hasta el día de hoy Luis no dio con el vendedor y llego a una nueva conclusión su último sueño fue que el vendedor no existiera y pagó por este último sueño, asi es que para él este viejo no existe y nunca mas pudo volver atrás la situación y hoy es un hombre triste y desesperado en busca de sus sueños.



Gaston Pigliapochi
Copyright © - Derechos Reservados. ®

3 comentarios:

  1. Que feo sería no poder soñar. Si no existirían los sueños estaríamos determinados de por vida, ya que no existiría la posibilidad de cambiar la realidad. Es mas, sin sueños no habría realidad posible.

    ResponderEliminar
  2. que triste!!!!!!! no se puede vivir sin soñar...de algo hay que sobrevivir

    ResponderEliminar
  3. Mirá, hoy que estoy triste, te digo que soñar es lo único que me pone bien...soñar con el que vendrá y quiero creer que así será.

    Besos...

    yo, la molesta je!

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.