Seguidores

jueves, 25 de agosto de 2011

Niebla




Era tarde, un manto húmedo hacía que todo se viera distorsionado como detrás de un enorme tul; las luces de la calle y los semáforos parecían hechas de esponjas de color. Mientras no podía dejar de mover las piernas por el frío intentaba mirar a la lejanía, trataba de atravesar con la vista la espesura de la niebla, para ver si venía el colectivo; pero no había señales alguna, no había vehículo alguno.


No se escuchaba ningún ruido, ni cercano ni lejano, nada, solo silencio, ese mismo que precede a la muerte; y en esto me puse a pensar. Cuántas ánimas serán alcanzadas esta noche por la afilada guadaña, producto del frío. Cuántas personas no se enterarán que se están muriendo. Sentí lástima por mi mismo, yo estaba exponiéndome a esa temperatura por gusto, por placer; mientras podría estar en un lugar cálido y acogedor, cuántas veces no apreciamos lo que tenemos, cuántas veces no nos damos cuenta de las cosas, cuán egoísta somos en nuestro vivir.


La quietud se rompió con la sirena de alarma de bomberos, que irónico suele ser el mundo, este, el que habitamos. Mi mente imaginó una casilla o un conventillo incendiándose producto de un artefacto para dar calor, y la gente dirá "mirá como viven" "mirá lo que hacen para calentarse, no se dan cuenta que es peligroso", claro que se dan cuenta, pero quién no haría lo mismo para tener algo de calor. Volví a medir la ironía de esto, mientras unos mueren de frió otros mueren calcinados, y el mundo seguirá andando como si nada. No señores (grito en mi interior), no es que el cielo este cada vez más lejano, es que el infierno esta cada vez más cerca.


Me toco con las manos frías la humedad de mi cara, la tristeza me aborda, repudio al amor, cómo tener amor en este lugar, cómo sentir amor, cómo creer en el amor, cuándo el Dios de ustedes se olvido de los otros, por qué tener ese pensamiento simple y mágico de por algo será o el señor lo quiso así, ¿por qué no pueden vivir todos bien, juntos y en paz?El chofer maneja apurado, todos están apurados, ¿adonde van?, yo no sé adonde voy, mi viaje es incierto; desde dos asientos mas adelante se asoma como escalando la pared plástica, una niñita rubia que me mira, le saco la lengua, ella responde a mi burla y se ríe, me sonrió y ella se vuelve a esconder detrás del muro, se asoma brincando y se agarra del respaldo y se agacha y se para, tiro por lo bajo toda mi teoría del amor y siento que si se puede creer en el amor, hay que creer en el amor, la sonrisa de la nena me alimentó el alma, me pesan los parpados y siento que me dormito. Despierto al día siguiente, me levanto, me lavo la cara salgo al trabajo, hay un sol que amenaza con fuerza y pesadez, efectivamente el mundo sigue andando y nada cambió y nada cambié.


Llega el colectivo y subo, mi gorra esta mojada, pero mi cabeza no. Un peso le digo al chofer, uno veinticinco me dice con un tono de pocos amigos, uno veinticinco entonces, perdón; me siento en el fondo, con todo mi negativismo a cuesta, con un odio hacia el ser que ya nunca mas será humano (me digo), miro alrededor: algunos pobres diablos recostados contra la ventanilla durmiendo, seguramente no saben así como no lo sé yo cuántos morirán hoy, cuántos entierros se celebrarán en la fresca ciudad.

13 comentarios:

  1. Muy bueno!
    Me pasa lo mismo que a vos; muchas veces me cuelgo a pensar en la muerte, en el último dia y a veces le temo demasiado y a veces nada...

    Paso rato pensando en eso, repaso esas cosas que has nombrado y otras diferentes, por ejemplo en que piensa una persona que sabe que se esta muriendo?? me aterra bastante todo ese tema, me angustia, y decido volver a pensar en la vida y en mis cortos 27 años =)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Ufff un relato magnifico con temita complicado, je...feliz finde para ti Gaston

    ResponderEliminar
  3. Muy buena reflexion, tipica de colectivo en dias frios y mas si esta oscurito...
    Te juego que un dia de verano con sol y en bicicleta,no te animas a pensar esas cosas...como digo, pensamientos acordes al contexto!
    Muy bueno,aunque muy negro.
    besos!

    ResponderEliminar
  4. Ufff, cuantas sensaciones juntas.

    Y todo me remite a la contradicción, a los antagonismos como síntesis de la humanidad misma.

    Vida/muerte;sol/niebla; amor/odio; cielo/infierno; todo/nada...

    Y la tremenda aceptación del no poder manejarlo todo, como la muerte...

    Y yo creo que todo cambia, permanentemente, quizás muchas veces estamos tan habituados a lo que hacemos, a lo que vemos, que no nos permitimos ver más allá de eso...

    Y así, lo cotidiano pierde su magia...

    En cuanto al amor, sin amor, "amor genuino" (Ud. va a entender a que me refiero) no hay posibilidad de nada..."habrá que creer, en algo o en alguien, tal vez..."

    La muerte...un estado más por el que no nos debemos preocupar nosotros, ocupémonos de vivir que de eso sí podemos (y casi que debemos).

    Me re fui, ¿no?

    Y me llamó mucho la atención, como aun sin creernos creyentes, terminamos midiendo las cosas en términos de "cielo e infierno"...

    Sigo delirando.

    (Disculpas por la extensión del comentario)

    Un abrazote, Amiguito.

    ResponderEliminar
  5. Una reflexión interesante e intensa, muchas veces esos viajes nos llevan a pesar miles de cosas y a veces incluso se crean las historias más alucinantes y es cuando nos viene a recoradr la muerte sobre su existencia, muy interesante, me gusto mucho tu entrada, besos

    ResponderEliminar
  6. Y si, contradicciones propias del ser humano.Y justamente estoy en una etapa ciclotímica: amo el mundo por un segundo y al otro día lo detesto, y así. De todas maneras "¿por qué no pueden vivir todos bien, juntos y en paz?", es la pregunta del millón. (Sonrisa irónica)
    Interesante reflexión señor, alabados sean los bondis pues de ellos surgen cosas/pensamientos/escritos copados...y no necesariamente en un papel.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Me ha dejado sencillamente sin palabras. Y meditando bastante.

    ResponderEliminar
  8. Mi querido amigo, has sabido retratar muy bien esos momentos en los que no está muy claro si es bueno o malo pensar demasiado. Los colectivos son un lugar casi tan necesario como los bares para los escritores.
    Te dejo un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  9. :Isza: Las reflexiones que produce el pensar en la muerte son muy buenas, son las que nos mantienen vivos creo. Gracias por pasar y comentar.

    Escuchando: Gracias por lo de magnifico y por comentar, creo que no hay temas complicados los complicados son los hombres.

    Fedora: Tengo estos pensamientos y reflexiones en verano o inviernos, con frío o calor, es tal vez que todo lo racionalizo. Gracias por tu comentario.

    Sil: Amiguita vos siempre interpretando de forma clara mis textos, será que hace tanto que nos conocemos y nos leemos que ya estamos como conectados. GRacias miles por siempre estar y comentar y apoyar cada texto mio.

    Mixha: Gracias por comentar y si comparto cada cosa que dijiste.

    Poeta: Alabados señor los bondis. Gracias por volver y comentar.

    Mariano: Bueno espero que sea bueno dejarlo sin palabras y meditando. Gracias por el comentario.

    Humberto: Amigo gracias por tus palabras y comparto que los colectivos y los bares tienen mucho en común.

    Abrazos totales a cada unos de ustedes y gracias por estar y comentar.

    ResponderEliminar
  10. Me colgué, lo asumo, lo sé.
    Es para debate, casi, pero literariamente tiene cadencia.
    Es muy vos.
    Seguí escribiendo, amor.
    Seguí.
    Te amo
    Ju

    ResponderEliminar
  11. La megápolis siempre se cobra algunas almas, creo que es el costo por habitarla.
    Salud

    ResponderEliminar
  12. Retomé la lectura de "Guantes de Lana" después de mucho tiempo con este texto y fue un golpe de puro impacto. Invita, o más bien obliga a la reflexión. Es pura poesía de lo cotidiano y me gusta la forma sencilla, pero plena de belleza, en la forma de de narrar la realidad que percibís.

    Lo bueno de la ausencia de este tiempo es que ahora tengo mucho acumulado para leer. Que se preparen mis ojos y mi corazón para la travesía que se aviesa.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ju(amor): No sé que es para debate, y no sé a que te referís con cadencia. Te amo y voy a seguir escribiendo.

    Efa: Concuerdo con que es el costo por habitarla.

    Diego: Amigo tanto tiempo sin verlo por aquí. Gracias siempre por tus palabras, me da pudor eso que obligue a reflexionar. Y espero que pases más seguido.

    Abrazos totales a todos.

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.