Seguidores

viernes, 18 de marzo de 2011

nadie ve

En la ciudad somos caballos de carro,
nadie mira pa´ el costado, nadie ve.

La inocencia del pibe una moneda,
la dignidad perdida del que duerme en la vereda, nadie ve

El rey momo esta rodeado de esclavos,
juntando soja para él, nadie ve.

Les duele si alguien divide el pan,
claramente no gusta la igualdad, nadie ven.

Se oye la murga pasar,
se vuelve a soñar, todos ven.
La alegría se la quedo,
vaya uno a saber quien, todos ven.



Fotos tomadas en Córdoba, en el año 2008.
Gastón Pigliapochi
Copyright © - Derechos Reservados. ®

10 comentarios:

  1. Quizás no me atrevería a comparar a las personas con los caballos que son tan nobles. Sin embargo, me gustó mucho.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Sole: gracias por tu comentario y la comparación es con caballos de carros que llevan puesto las antojeras, para no mirar a los costados.

    Saludos totales.

    ResponderEliminar
  3. Te amo. Y me enorgullecés.

    ResponderEliminar
  4. muy bueno! vamos por mas igualdad!

    ResponderEliminar
  5. Hay quienes se han vuelto especialistas en no ver más allá de la pelusa de su ombligo...

    Y así estamos...

    Últimamente leo a tus post en tono de canción jajaa,cosa de locos debe ser...

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  6. Nela: gracias por comentar, por mucha más igualdad.

    saludos totales.

    ResponderEliminar
  7. Sil: amiguita, siempre estas cosas tienen melodías, no está loca quédese tranqui.

    abrazos totales amiguita.

    ResponderEliminar
  8. Excelente texto y me encantó la la relación simbólica con los caballos.

    Me hiciste pensar en algo que viene a mi mente cuando veo a alguien tirado en la calle. El estado de "cosa" que adquiere por estar en posición horizontal. Como algo tirado en la vereda que se debe esquivar. Todos ven sin ver a esa persona. Porque el hecho de verlo con conciencia, de vernos a nosotros mismos en ese ser humano, nos detendría para siempre, para bien. Bien para el cual nacimos, bien que debiéramos hacer, pero que hemos abandonado y entregado como ofrenda al demonio funcionalista, que comanda nuestras existencias sin pulpa. Abrazo. Y gracias amigo por darte una vuelta por mi blog.

    ResponderEliminar
  9. Franco: Gracias a vos por pasar y comentar con una reflexión tan profunda y tenés toda la razón en lo que decís.

    abrazos totales.

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.