Seguidores

lunes, 26 de febrero de 2007

SIN IDEAS A LA FECHA

25-02-2007 23:30 hs

Sin ideas

Hace calor y no tengo ganas de acostarme, de fondo escucho tambores tribales de la modernidad, es febrero, en alguna calle se esta realizando un corso, festejando no sé que, acá los mosquitos y las gotas de agua (creadas por la ducha fresca) que caen de mi pelo son igual de molestos. Se que tengo que continuar con los cuentos que deje de escribir ayer, pero es tan fastidioso el calor y es tan fastidioso el cansancio por cansancio en si mismo, no sé, me pica la mejilla justo debajo del parpado inferior izquierdo, a veces en tan difícil soltar una idea, parecen agarradas en los mas profundo de la mente, están ahí, pero no quieren salir al mundo, y no las culpo, para qué salir, para qué, a ese mundo donde los que las van a leer son los mismo de siempre y les van a dar valor (o no), porque salen de mi, y no por ideas en si, pobrecitas, están asustadas, miralas si se toman una con otras por entre sus brazos como eslabones de cadenas, todas están hiladas, si sale una salen las otras, pero con que una se quede hace que las otras no intenten salir, para no romperse viste, es naturaleza pura, la naturaleza de la idea no es muy clara, es mas bien abstracta y por ende no sabemos si realmente tienen alguna naturaleza, pero la pucha che, no hay caso no van a salir. Algunos creen que hay personas que ayudan a que esas ideas salgan, las llaman musas, en honor a las deidades mitológicas que protegían a la poesía, pero realmente ¿necesitamos de alguien para poder sacarlas de ahí atrás? La inspiración es un estado de ánimo, pienso yo, y estas pequeñas cositas no quieren salir si uno no la tiene, ya que no quieren perderse en textos tontos y vanos, prefieren quedarse juntas esperando poder ser útiles en algo que valga la pena para su parecer. Mientras termino de escribir estas palabras, a falta de ideas para los cuentos y la novela, se me ha secado el pelo, observo a Cortazar que me mira de cabeza a un extremo del escritorio, y supongo que a él también le pasaría esto de no encontrar sus ideas para continuar alguna vez con sus textos, pero como compararse a don Julio, imposible, hubo y habrá uno solo.

4 comentarios:

  1. Me encantó que hayas reflexionado acerca de lo mucho que cuesta escribir cuando se agotan las ideas o cuando simplemente están prendidas y no quieren germinar. Por momentos uno siente que esta todo dicho, que lo que quiere decir ya lo dijo alguien, o uno mismo en algún otro texto, pero igual se siente esa necesidad de volver a decirlo. Y a veces sale expresarlo de una forma demasiado simple y parece solo un pensamiento arrancado y puesto en el papel, sin matiz ni forma retórica-
    O por ahí sea solo nuestra impresión.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Estoy a la espera de la página 3 del cuento... Yo estoy como tu texto, "sin ideas" jaja. Te mando un beso enorme amigo. Gracias por leerme y darme la posibilidad de conocer tu bella escritura.
    nos vemos por ahi

    ResponderEliminar

Deje aquí su opinión, crítica y halagos. Desde ya, muchas gracias.